Escuchar al sector

escribir editorial mab hostelero

Si algo quedó claro durante la pasada edición de HostelShow/Expo Foodservice, celebrada los pasados 20 y 21 de noviembre en La Nave de Madrid, es que el sector de la maquinaria para hostelería necesita y quiere ser escuchado. Y dentro de las páginas del próximo número de Mab Hostelero encontrarán amplia información al respecto de las dos jornadas profesionales donde el equipamiento y la maquinaria tuvieron un papel protagonista, donde se generó negocio y donde se puso de manifiesto la preocupación de los actores principales (fabricantes, importadores, distribuidores…) sobre la situación del mercado.

Porque las reglas del juego están cambiando; el mercado ha variado y es necesario entenderlo para poder tomar medidas que ayuden a asumir esta nueva realidad y a encontrar la manera de competir en igualdad de condiciones ante actores de mercados exteriores.

Por una parte, los fabricantes de maquinaria y equipamiento se enfrentan a un escenario en el que el cliente final se ha convertido en un comprador diferente en un mercado marcado por la llegada de nuevos conceptos de restauración. En un momento caracterizado por la búsqueda de amortizaciones rápidas, los clientes, en busca de un ahorro de tiempo, están reduciendo al máximo el número de proveedores en favor de los que proporcionan más producto, y las marcas tienen que reaccionar ante esa nueva necesidad. Las respuestas no son sencillas, pero hay algunos requisitos básicos como diferenciarse ofreciendo un producto de calidad y un buen servicio.

También en el terreno del distribuidor e instalador encontramos nuevas reglas de juego. El mercado ha evolucionado hacia una concentración de operadores que plantea nuevas exigencias de crecimiento y donde el papel del instalador/distribuidor de equipamiento como asesores de ese operador cobra una nueva y crucial dimensión. Más todavía si de lo que se habla es de operadores independientes, que haberlos, haylos, y que, frente a las cadenas, aún necesitan más ayuda y una guía en sus proyectos de instalación ya que sus procesos y tiempos están menos definidos que los de aquellas.

Lo cierto es que el mercado, como en otros sectores económicos, plantea nuevos retos y también nuevas oportunidades y exige una reacción efectiva y contundente por parte de las empresas.

Desde Mab Hostelero, en cualquiera de nuestros canales, tenemos la obligación de ser los oídos y, si nos apuran, los ojos de esos cambios. Y, de hecho, es nuestro propósito para el año que está a punto de entrar. Porque ya tenemos treinta años, que en términos humanos es precisamente la edad en la que empezamos a medir la madurez de una persona. Y eso es lo que hemos de ser nosotros: lo suficientemente maduros como para seguir siendo una referencia en un sector que se mueve.

Dicho queda: escucharemos más y mejor al sector en 2020.

Hasta entonces y para todos ¡Felices fiestas y feliz Año Nuevo!