La importancia de la seguridad alimentaria en el sector de la Hostelería

kitchen-731351_1280 cocina hosteleria

En el sector de la hostelería la seguridad alimentaria debe ser el factor principal que hay que tener en cuenta. En él se incluyen tanto restaurantes, como bares, locales y cafeterías que ofrecen alimentos a sus clientes, por lo que estos tienen que estar en las condiciones más óptimas. Aunque parezca sencillo, lo cierto es que la dificultad que enfrentan los establecimientos a la hora de intentar controlar la seguridad alimentaria es alta debido a las diversas circunstancias a los que hacer frente.

Sin embargo, es imprescindible llevar a cabo una serie de medidas de seguridad que se ajusten a los parámetros marcados y que incluyan la limpieza del equipamiento para hostelería, la formación de personal, la higiene en el lugar de trabajo, la correcta manipulación de materias primas y su conservación. Algunas de ellas se encuentran explicadas a continuación.

Lavarse las manos

A la hora de trabajar en la hostelería y tratar con alimentos, la higiene del personal es muy importante. Por ello, es imprescindible lavarse bien las manos antes de cocinar y manipular los ingredientes. La limpieza debe hacerse con agua caliente y jabón las veces que sean necesarias, frotando bien los dedos y las uñas para la eliminación de toda la suciedad. Para secarse, utilizar toallas de papel de un solo uso para evitar la recontaminación de las manos. Además, se aconseja mantener las uñas cortas y sin pintar y evitar el uso de bisutería que pueda contener suciedad y bacterias.

Limpiar los utensilios de trabajo

La limpieza y desinfección de los materiales, equipos y superficies de trabajo como las termoselladoras de tarrinas, las tablas de cortar, los cuchillos profesionales y las encimeras es primordial para evitar la proliferación de bacterias en los alimentos, manteniendo una seguridad alimentaria óptima. Estas deben lavarse con agua caliente y jabón después de cada uso, especialmente cuando han estado en contacto con alimentos crudos. Además, existen maquinas como los esterilizadores de cuchillos que ofrecen una alta seguridad para ambientes con altos requerimientos de higiene y limpieza como la hostelería o entornos de la alimentación.

Asimismo, es aconsejable utilizar tablas de cortar diferentes para los alimentos, pero en el caso de querer usar la misma deben limpiarse previamente antes de colocar otra materia prima en ella.

Separar los alimentos crudos de los cocinados

Como se ha mencionado en el punto anterior, es conveniente utilizar instrumentos de cocina diferentes para manipular distintos alimentos. A su vez, se recomienda evitar el contacto de alimentos crudos con aquellos ya cocinados para evitar la posible contaminación cruzada. Para ello, se habilitarán zonas separados o, en el caso de no poder hacerlo, se lavarán a conciencia los recipientes que se hayan utilizado para poder hacer uso de ellos de manera segura. De la misma manera, tanto los alimentos crudos como cocinados no deberán tocar en ningún momento las paredes y el suelo.

Conservación de materias primas

La forma más eficaz de que los productos lleguen en perfectas condiciones a la mesa del comensal es prestando especial cuidado a la cadena de conservación. Todos los alimentos tienen una fecha de caducidad específica que, en la mayoría de ocasiones no pueden superarse. Sin embargo, una correcta conservación y almacenamiento permitirá aumentar este tiempo. En el caso de las materias primas que deban conservarse refrigeradas y congeladas, el mantenimiento de la cadena de frío será primordial para no alterar las propiedades de los productos. Es importante comprobar, por tanto, que la materia prima se encuentre en perfecto estado.