Factores a tener en cuenta a la hora de comprar equipamiento hostelero

equipamiento hostelero
Foto: Pylyp Sukhenko / Unsplash.

Saber escoger el equipamiento correcto para la cocina de un restaurante es una de las tareas de gestión de más responsabilidad a la hora de abrir un negocio de restauración. En muchas ocasiones se trata de decisiones complicadas en las que hay muchos factores que tener en cuenta según el tipo de negocio hostelero.

Además, supone una gran inversión económica, por lo que un fallo a la hora de tomar este tipo de decisión podría resultar en graves consecuencias para el bienestar de negocio.

Desde el medio The Restaurant Times, impulsado por Posist, proponen una serie de consejos a los que prestar atención a la hora de adquirir el equipamiento de cocina profesional adecuado para el restaurante.

1. La necesidad del restaurante

cocina profesional
Foto: Dinesh Ramaswamy / Unsplash.

Para saber qué maquinaria hostelera escoger para un restaurante hay que tener en cuenta la necesidad del negocio y el tipo de concepto que este ofrece, ya que no es lo mismo pensar en abrir un restaurante de servicio rápido, un buffet libre o casual dining, por ejemplo.

De esta manera, el primer paso consiste en decidir qué tipo de establecimiento hostelero es, y a partir de ahí pensar en cuál es el tipo de equipamiento que necesita. Para ello es necesario determinar su concepto y la carta de mismo, para después pasar a analizar qué características tiene que tener su cocina.

2. Coste y ROI del equipamiento

Otro factor a tener en cuenta antes de realizar esta compra es el presupuesto de partida. En este sentido, resulta fundamental no dejarse llevar y adquirir todo aquello útil para una cocina, sino analizar el tipo de maquinaria realmente necesaria y calcular previamente el ROI, es decir, el retorno de la inversión inicial, para así valorar de antemano si el proyecto es rentable. Una vez calculado, será más fácil y rápido recuperar el coste del equipamiento.

3. Espacio de la cocina

equipamiento hostelero
Foto: Louis Hansel / Unsplash.

El espacio y capacidad de la cocina es algo primordial que considerar a la hora de adquirir el equipamiento hostelero. Es esencial definir el espacio requerido para cada máquina, para después proceder a su compra de manera correcta.

Para ello hay que medir el tamaño del equipo antes de su compra y también asegurarse de que el espacio se utiliza correctamente y que no quedan huecos en la cocina desaprovechados. Asimismo, también es útil adquirir equipamiento que sea multifunción para ahorrar espacio.

4. Facilidad de uso

Un aspecto importante que no se debe pasar por alto a la hora de adquirir el equipamiento de una cocina profesional es que su uso sea fácil para los trabajadores. Al fin y al cabo, se trata de hacer la vida más sencilla a la plantilla del restaurante, por lo que conviene hacerse con una maquinaria fácil de manejar y cuyo uso no dificulte el día a día en la cocina.

equipamiento hostelero
Foto: Daniel Nijland / Unsplash.

5. Velocidad

La velocidad de funcionamiento del equipamiento es también un factor a tener en cuenta. Hay que comprobar si el tiempo en el que la máquina realiza el trabajo es más rápido que lo que tardaría un trabajador en hacerlo manualmente.

6. Mantenimiento del equipo

Un mantenimiento adecuado garantiza la longevidad de la maquinaria y también ayuda a mejorar la eficiencia. Es por esto que informarse sobre el mantenimiento necesario del equipamiento es una pieza clave para que este dure lo máximo posible.

reformas eficiencia energética plan renove en hostelería
Foto: Shutterstock.

De este modo, antes de la compra hay que preguntar al proveedor cada cuánto necesitan ser revisados los equipos y, una vez obtenida la información, crear un calendario para hacer este seguimiento. De igual manera, es necesario elaborar un calendario de limpieza, ya que cada equipo de la cocina tiene unas necesidades de limpieza distintas.

7. Eficiencia energética

A día de hoy, la eficiencia energética es un valor clave en restauración. Es por eso que la elección de una maquinaria hostelera que consuma la menor cantidad de energía posible resulta un factor a considerar.

8. Material del equipamiento

El material con el que estén fabricados los equipos de la cocina juega un rol muy importante en la esperanza de vida del mismo.

acero inoxidable cocinas
Imagen de archivo.

El acero inoxidable es el material más recomendado para equipamiento hostelero, ya que es resistente a la corrosión y no sufre decoloración, aunque su precio es más elevado.

Por su parte, el acero galvanizado – acero revestido de zinc- no se recomienda para encimeras que estén muy expuestas al agua, ya que este revestimiento se puede astillar y exponer al acero a la oxidación.

Otro de los materiales más utilizados es el aluminio, que resulta una buena opción para las cocinas profesionales ya que es resistente al óxido y no se quema.

La madera, por otro lado, es un material que se debe evitar en las zonas propensas a estar contacto con el agua, ya que la absorbe. Se puede hacer uso de un equipamiento elaborado con material de madera laminado para zonas de atención al cliente, ya que es más atractivo visualmente.

9. Comprar material nuevo o usado

Uno de los mayores dilemas a los que se enfrentan los restaurantes es si adquirir un equipamiento de cocina nuevo o de segunda mano. Según el artículo del medio The Restaurant Times, el ahorro en el coste puede ser de un 70% si se compra uno usado.

Si se decide adquirir un equipo de segunda mano, hay que comprobar que no haya fugas ni esté oxidado. Además, si necesita reparación es mejor no comprarlo, ya que las posibilidades de que ese daño de produzca de nuevo son bastante altas.

10. Seguridad

equipamiento hostelero
Foto: Lasse Bergqvist / Unsplash.

Hay que asegurarse de que el equipamiento hostelero cumpla con las medidas de seguridad, tanto por el bienestar de la plantilla del restaurante como para los clientes que acuden a visitarlo.

11. Hacer pruebas del equipamiento

Antes de adquirir la maquinaria de la cocina profesional, es conveniente verla funcionar. Por este motivo, merece la pena pedir una demo al proveedor para que el gerente del restaurante, así como el chef y el resto de trabajadores puedan ver cómo funciona y si da el resultado esperado.

Incluso después de su compra, conviene pedir al instalador del equipo que pruebe la maquinaria, para así asegurarse de que funciona de la manera correcta.

¡Más noticias sobre equipamiento hostelero aquí!