Eficiencia energética para crecer de forma sostenible: el ejemplo de Quality Espresso

futurmat quality espresso

Quality Espresso ha puesto en marcha un amplio plan de acción orientado a promover un desarrollo sostenible y respetuoso con el medioambiente. Para lograrlo, está realizando múltiples acciones para reducir el consumo energético y las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Una de las principales acciones ha consistido en reducir el consumo energético mediante cambios y optimizaciones en el proceso productivo para maximizar la eficiencia energética. La inversión en la instalación de placas fotovoltaicas en su planta de producción permite a la compañía generar energía de origen 100% renovable. En total se han instalado 646 paneles solares policristalinos en una superficie de 1.684 m2 que han evitado la emisión de 148 Tn de CO2 al año a la atmósfera.

En cuanto a las máquinas de café espresso producidas por Quality Espresso, se realiza una importante inversión en innovación buscando que los componentes de sus máquinas sean reciclables y orientados a la economía circular para lograr reducir tanto el consumo de materias primas como la producción de residuos.

La eficiencia energética se aplica también en el funcionamiento de sus máquinas, como por ejemplo en la Futurmat Sensius lanzada este año que consigue un mayor ahorro energético gracias al aislamiento Eco Friendly de la caldera. Asimismo, la compañía dispone de un estricto proceso de selección y tratamiento de residuos con controles muy precisos, en colaboración con un proveedor especializado, con el objetivo de asegurar que los residuos generados fruto de la actividad industrial son separados, gestionados, tratados, dispuestos y valorizados.

Adicionalmente, la compañía está implantando el sistema de Gestión Ambiental en cumplimiento con la norma ISO 14001 y confía obtener el certificado en los próximos meses.

Con el objetivo de extender los valores de la protección del medioambiente y la sostenibilidad entre todo el equipo de Quality Espresso, se dispone de un manual de buenas prácticas orientado a aprovechar al máximo las horas de luz natural, apagar las luces que no sean necesarias, apagar los ordenadores y equipos electrónicos cuando no se utilicen, configurarlos con modo “ahorro de energía”, así como mantener la climatización a una temperatura que no supere los 21º en invierno y que no esté por debajo de los 26º en verano.

Por último, destacar igualmente la mejora de los procesos para reducir el consumo de agua en todas sus instalaciones, promover el formato electrónico tanto en facturas como en comunicaciones para reducir el consumo de papel, evitar el uso de elementos de plástico de un solo uso, mantener los vehículos de la empresa en buen estado para minimizar las emisiones atmosféricas de gases contaminantes y fomentar la reutilización o reaprovechamiento de los materiales antes de tirarlos.